Testimonios

Hola, me han pedido que hable de mi etapa como presidente en el Colectivo, es imposible hablar de ella sin hacer mención a los años precedentes.

Desde que llegué al Colectivo formé parte de la junta directiva, en esta época y en otras posteriores como vocal de concursos, luego fui vicepresidente y finalmente presidente, al principio la forma de aprender fotografía no era como ahora a toque de clic, era a base de leer libros, revistas, talleres, llamadas de teléfonos, cafés, tertulias en la sede y mil horas de laboratorio inhalando químicos, tiempos donde todo era tangible y no tan virtual, donde el roce humano no faltaba nunca y así a base de muchísimas horas hablando  con unos y otros llegamos al inicio de mi 1ª presidencia, donde en la 3ª maratón ya tuvimos que incluir una categoría digital, fue el inicio del cambio para todos los  fotógrafos o artistas visuales como se llaman ahora, tras la maratón llegaron cambios en el laboratorio, primero por un proyector y luego por una TV, los talleres pasaron a ser de fotografía digital, para no quedarnos atrás, buscando siempre gente como nuestro añorado Jesús Jaime que fue el primero en ponernos al día en las nuevas tecnologías.
Tuvimos los concursos sociales, una expo por mes aproximadamente, siempre dandole prioridad a los socios y trayendo autores conocidos en cada momento, las fiestas de fin de año con las performance de Angeles, etc.

En fin una era analógica/digital donde lo que mas destaco es que nos tocó cambiar muy rápido y sin tiempo apenas para ponernos al día, pues todo iba muy deprisa.

Pero entre todo, desde los inicios, la generosidad de los que sabían mas en compartirlo sin dudarlo con cualquiera que se lo pidiese y la amistad que muchos hemos creado y que aún perduran

Siempre formaréis parte de mi forma de ver….

Emilio Domínguez, https://emiliodominguez.es/

Para mí, una forma de aprender a fotografiar es ver cómo lo hacen los demás, y después buscar tu propio camino, haciendo lo que sientes para darle un estilo propio.

En el año 1983, recién creado el Colectivo Imagen, mi pasión era, y sigue siendo, la Fotografía. No lo dudo, y me integro en ese grupo de personas que compartíamos unas infinitas ganas de aprender.

Tuve la enorme suerte de conocer, relacionarme y compartir con estos amigos infinidad de experiencias. En aquellos años, la forma de ver fotografías era en una exposición, en un catálogo o libro y en los concursos fotográficos. No podré olvidar esos viajes a Córdoba, a medidos de los 80, para asistir al fallo del Premio Mezquita, ver exposiciones, y pasar largas jornadas aprendiendo de todos los fotógrafos que asistían a este evento. Ese fue el punto de inflexión en mi trayectoria fotográfica.

Como socio del Colectivo Imagen siempre estuve presente en todas las actividades que se realizaban, desde La Ronda de Concursos Sociales, exposiciones, excursiones, talleres, edición de diferentes publicaciones, fiestas …

Fui tesorero, secretario, presidente, vicepresidente y vocal, aporté mi granito de arena, para hacer de esta asociación lo que es hoy; y que me hace sentirme satisfecho con la etapa vivida en este colectivo.

Veo con gran alegría, que ese proyecto del que formé parte, sigue adelante.
Y guardo de ese tiempo vivido, los recuerdos, experiencias, lo aprendido y sobre todo los AMIGOS.

Gracias a todos por haber formado parte de mi vida.

Jerónimo Alba, https://www.jeronimoalba.com/

El Colectivo me enseñó a querer la fotografía, a compartirla y a disfrutarla tanto en soledad como en compañía. Llegué a él en mi primer año de carrera y encontré algo más que un laboratorio donde revelar mis negativos. Encontré un grupo de amigos, un lugar de encuentro y, a la postre, un hogar. Hubo gente que me acogió y que no tuvo reparos en compartir sus conocimientos. Pasar tiempo en su sede me ayudó a formarme como fotógrafo pero también me hizo crecer como persona. Cuando me afilié existía un grupo de socios que trabajaban a destajo para organizar actividades, lo hacían mano a mano y esa es la filosofía que intenté llevar los años que me tocó estar en la directiva. Fue Julio Sevillano, allá por 2006, quién me animó a tomar un puesto y creo que tuve mucha suerte de estar en esa posición. Todos esos años estuvieron llenos de aventuras y experiencias muy gratificantes. Junto a Jose Gallardo, vivimos un momento muy especial. El Colectivo ya tenía una estructura, algo que ya estaba construido y nosotros lo único que hicimos fue aprovecharnos para introducir nuestro discurso, que realmente no existía, sino que se fue conformando con el hacer. La fotografía se estaba extendiendo gracias a los nuevos medios y se asentaba como eje de la cultura visual. Encontramos mucha gente con ganas de colaborar y con obra y propuestas muy interesantes. Había mucho donde elegir y mucho de lo que aprender. Lo mejor del Colectivo es que no se acaba nunca, es la materialización del amor por la fotografía y se alimenta de su gente. Es como un río, que permanece pero vive en constante cambio. Llevo un tiempo fuera de Málaga y cuando vuelvo, aunque cambien algunas caras, aún siento que vuelvo a casa. El Colectivo es, para muchos, ese lugar al que volver.

David Villalba, https://www.davidvillalba.es/

El período de marzo 90 a febrero 92 se caracterizó por un intento de incentivar la participación de los socios en las actividades del Colectivo, dando prioridad al objetivo de contar con socios activos sobre el mantenimiento de un número elevado de ellos con escasa participación.
Fruto de ese objetivo y de la motivación por parte de la Junta Directiva del momento y al contar con más socios activos, se tomó la decisión de organizar la “1ª Bienal Internacional de Fotografía Artística Villa de Fuengirola”, en la que participaron 279 autores de 27 países y con un volumen de 1.174 fotografías recibidas. A la conclusión del certamen se elaboró un catálogo con las obras finalistas que se entregó a cada uno de los autores participantes.
Como complemento a la Bienal, se organizaron distintas actividades entre las que destacó la exposición “Cascografías” de Alberto Schommer (obras recién estrenadas en su ciudad natal y que expuso a continuación en Fuengirola para, posteriormente, llevarlas a la Galería en Les Rencontres d’Arlés, en Francia). Esta exposición contenía fotografías que se ensamblaban y que el autor les daba volumen y textura.
También se organizó una exposición fotográfica de Jorge Lorenzo y la emisión de un audiovisual sobre la Semana Santa de Jaén a cargo de Bernardo Jurado, que se proyectó el mismo día del fallo de la Bienal.
Personalmente, ese período (al igual que los anteriores desde la fundación del Colectivo Imagen) fue muy intenso debido a la estrecha relación que manteníamos un grupo amplio de socios independientemente de quiénes de ellos estuviésemos en cada momento en la Junta Directiva. Si algo podemos destacar de aquellos primeros años, fue la estrecha relación que se establecieron entre un gran número de socios y que hizo que dentro del Colectivo Imagen nunca faltase el relevo en los cargos directivos.

Alberto Serrano, Socio fundador