42º, de Manolo Espaliú

42º, de Manolo Espaliú

Inauguración: Domingo 7 de septiembre de 2014 · 21.00h · Sede Colectivo Imagen

Generalmente la primera aproximación con la fotografía es a través de la llamada “fotografía de calle”. Quizás por cercanía y por facilidad pero también porque tenemos bastante interiorizada esa imaginería de los grandes maestros del S. XX en que la calle y el individuo son el sujeto por encima de otros temas. Siendo andaluces y viviendo en ciudades de origen islámico, las calles tienen ciertas diferencias debido al urbanismo de las antiguas medinas andalusíes por su estrechez para evitar la insolación extrema, especialmente en los meses de verano cuando las temperaturas superan los 40º. Usando esos callejones en su favor y rompiendo la regla no escrita de que no es recomendable fotografiar a plena luz del día en verano en nuestras latitudes fue lo que, según comenta, le llevó a los 42º:

“El trabajo surge de cierta rebeldía sobre lo que dicen los cánones. La luz en el sur es maravillosa pero no en todo momento. En plena canícula es extremadamente fuerte y decidí usar este inconveniente en mi favor. Siempre admiré el trabajo de autores como Trent Parke y quise enfocar el trabajo de ese modo, con imágenes en los que la sombra fuera protagonista aunque siempre emparejemos inconscientemente el calor con la luz. Goethe, como estudioso del color, ya decía donde hay mucha luz, la sombra es dura. Puede parecer muy trivial pero detrás encierra todo un mundo y aquí en el sur lo conocemos bien.

El trabajo no habla de ninguna ciudad en particular, por eso evito cualquier referencia al contexto espacial, más bien de ese momento exacto en el que rebasamos esa línea fina naranja que divide lo que ocultan las sombras y lo que la luz hace visible y que separa el desasosiego y la ansiedad del alivio en el refugio de la sombra. Utilizo las calles orientadas al oeste que, como focos en un estudio, aíslan el sujeto casi alienado como consecuencia del calor.”

42º C evoca referencias tangenciales con el claroscuro de Caravaggio o la escuela sevillana pero igualmente a los primeros trabajos de Philip Lorca Dicorcia, la obra en blanco y negro de Ray K. Metzker o la obra de autores más contemporáneos como el americano Jhad Nga o el colombiano Manuel Vázquez. Todos emplean la calle como escenario y usan la luz (o su ausencia) de un modo similar para hablar de sus mundos creando intrigantes atmósferas que invitan a preguntarnos sobre las imágenes.

La exposición estará en nuestra sede hasta el 15 de Diciembre

Los comentarios están cerrados.