Presentación del libro La Isla, de Tiago Da Cruz

Presentación del libro La Isla, de Tiago Da Cruz

Viernes 1 de junio de 2012 · 20.30h · Sede Colectivo Imagen

La Isla.

No es una ciudad de la que cualquiera se enamore a primera vista. No, no lo es por mucho que algunos se empeñen. Al llegar, el humo de las chimeneas nubla los ojos, apenas deja ver la bahía. Los edificios se derraman en todas direcciones al modo de una enfermedad incontrolable. Crecen como malas hierbas que nada saben de simetrías ni de colores. En el hay una calle que se diría única, un segmento limitado por un parque y una plaza con reloj. Es una calle en la que las tiendas, tan iguales a las de cualquier otro lugar, se abren paso a codazos. Antes había baldosas con peces y sirenas que creaban la ilusión de un mar que se retiró hace tiempo.

El tiempo. En la ciudad las horas que marcan los relojes cobran sentido cuando anochece. La calle única se despuebla. Las ventanas se iluminan. Son faros que guían la noche hasta los rincones en los que habita el sueño. La noche a veces se extravía y algunos no duermen.

Los que no duermen tatúan dibujos geométricos sobre hombros blancos, encienden ordenadores para apagar soledades, juegan con las letras, se pintan los labios de rojo bordeando aros metálicos o apuran cigarros en la puerta de un bar.

Unos salen a pescar estrellas en el fondo de un tubo de cerveza mientras otros intentan ahogar rutinas en el mismo humo que empañaba la vista. Una joven enreda retuerce las piernas como tuberías férreas mientras sostiene un cigarro. El humo del cigarro evoca las formas de las pintadas de una pared cercana. Al otro lado de la pared hay chaquetas de cuero con horas de rock and roll y whisky a las espaldas. Un poco más allá, la puerta de un aseo informa de que Susi quiere a Manuel. No dice si Manuel le corresponde.

En una esquina se escucha el crujir diminuto de un corazón que se rompe. Alguien lo confunde con el chasquido de una cerilla. “¿Tienes fuego?”, pregunta. El silencio por respuesta. Sólo se oye el sonido leve de las grúas y el chirriar inquietante de las gaviotas.
La noche está habitada por islas. Las islas se disfrazan de gente cuando llega el día.

Sí es una ciudad de la que algunos se enamoran a primera vista. Cautiva a aquellos que no se dejan embaucar por lo evidente y que, con sólo entornar los ojos, saben ver luces donde otros sólo ven sombras.

Bio. Tiago Da Cruz.

Tiago Da Cruz (Caldas Da Rainha, Portugal) Siempre se ha movido entre dos mundos, a medio camino entre lo real y lo irreal, entre las presencias y las ausencias.

Reside en un lugar situado entre dos mares donde las culturas se unen o se distancian según los vientos. La isla versa sobre este lugar, de naturalezas muertas de evocador poder, de gente azuladamente feliz, gente inestable, titilante, quebradiza, atrapada en un mundo al que falta la luz del sol.

Y es que Algeciras significa algo así como la isla verde, y en el ideario colectivo de esta ciudad se tiene la impresión de vivir todavía aislados del mundo, a un paso de la frontera, a unos metros de la soledad absoluta.

Y Tiago ha venido de Portugal para reforzar nuestra identidad de isleños. Una isla negra dentro de una isla verde: he aquí la noche de Algeciras. Un trozo de tierra rodeada de negro por todas partes. Y en la isla nocturna de Tiago Da Cruz, la ciudad muestra su otra cara, esa que nos acerca de manera pasmosa al abismo.
Federico Fuertes

Los comentarios están cerrados.